¡Hola! Soy Ester y esta es mi historia

Nací y me crié en una familia «poco armoniosa». Digamos que mi padre no nos trataba muy bien y estaba acostumbrada a vivir entre gritos, amenazas, chantajes, e insultos de todo tipo.

Esto, por si no lo sabías, hace que se cree cierta tolerancia a la agresividad, tanto recibida como ejercida, porque cuando te crías así, lo ves algo normal.

A pesar de dejar de tener relación con mi padre a los 13 o 14 años seguía atrayendo relaciones y entornos tóxicos.

Sufrí bullying, después sufrí lo mismo en el trabajo y seguía sin comprender lo que la vida me estaba diciendo.

No ha sido un camino nada fácil, pero soy como soy por todo lo que he vivido. Soy quién soy GRACIAS a todo lo que he vivido.

La vida me estaba poniendo una y otra vez delante de mis narices las mismas experiencias para que despertara. Para que entendiera que tenía que hacer con ello.

Después de estudiar estética, maquillaje profesional y farmacia (y trabajar de ello) estudié el grado de Criminología, porque no sabía exactamente qué quería hacer pero quería un mundo justo, donde nadie ejerciera violencia sobre nadie.

¿Adivinas qué temas son los que más me removían?La violencia de género y la violencia intrafamiliar. 

Con el tiempo decidí emprender y durante un tiempo me enfoqué en ayudar a niños que habían sufrido acoso escolar porque así lo sentía.

Gracias a trabajar con ellos comprendí que debía ayudarles a sanar su sistema y decidí formarme como terapeuta Qilimbic, un método terapéutico alucinante que me ha abierto a un mundo maravilloso.

¿Lo más iluminador de todo este proceso? Que para sanar a esos niños acababa haciendo terapia con sus madres porque todas y cada una de ellas habían tenido episodios de infancia tóxica. Y trabajando a la madre el niño dejaba de sufrir.

Ese ha sido el gran colofón de mi autodescubrimiento, junto a todo el trabajo de desarrollo personal que he hecho y hago para comprender por fin de verdad cuál es mi misión en esta vida: acompañar a mujeres que han sufrido en su infancia para sanar su pasado y descubrir la vida que les espera al otro lado del sufrimiento.

Puedes llamarle utopía, yo le llamo «mi misión».

ACCEDE AHORA A LA MASTERCLASS QUE TE CAMBIARÁ LA VIDA

Descubre las 3 claves para dejar de sufrir y empoderarte

× Escríbeme